¿Siempre es el capitán quien decide todo a bordo?

¿Siempre es el capitán quien decide todo a bordo?febrero 17, 2020

¿Siempre es el capitán quien decide todo a bordo?
Rate this post

Después del despegue, el piloto automático se enciende y el capitán lee el periódico. Hay innumerables clichés de este tipo.

 

 

Durante mucho tiempo fue una práctica común en la aviación que el capitán tuviera el control exclusivo. Por regla general, era el más antiguo y experimentado en la cabina de mando, pero sobre todo era el capitán y, por lo tanto, estaba en la cima de la jerarquía. Sus decisiones se aplicaban y eran implementadas por los copilotos e ingenieros de vuelo. Por consiguiente, la comunicación en la cabina también era limitada. Este enfoque tenía un grave defecto: si el capitán cometía un error, no había ningún correctivo que pudiera compensarlo. Esta deficiencia tuvo consecuencias fatales. Hay una serie de accidentes de aviación que pueden atribuirse a esta causa, incluyendo la colisión de dos jumbo jets en el aeropuerto de Tenerife en 1977.

 

 

Los pilotos trabajan en equipo de acuerdo con procedimientos estándar

 

Los primeros mecanismos de CRM (Crew Resource Management) ya surten efecto durante la sesión informativa preliminar al vuelo (Briefing. El capitán y el copiloto pueden reunirse por primera vez para este vuelo. No hay equipos fijos en la cabina de mando por parte de la aerolínea. La primera pieza del mosaico de la seguridad del vuelo: se pretende que la composición de la tripulación cambie constantemente. Esta medida obliga a todos los colegas a adherirse a métodos de trabajo estandarizados y les impide introducir «procedimientos privados» que serían incomprensibles para los no implicados. De este modo, se descarta desde el principio una fuente importante de errores.

Estos métodos de trabajo prescritos, se conocen como «Procedimientos Operativos Estándar» (Standard Operating Procedures). Se trata de procedimientos coordinados que la aerolínea desarrolla junto con el fabricante y que son aprobados por las autoridades. Son las «instrucciones de operación» de la aeronave y rigen toda la operación, incluido el lenguaje utilizado para comunicarse.

La jerarquía a bordo, la llamada «cadena de mando», es simple: en la parte superior está el  comandante. Su adjunto es el copiloto, también llamado Primer Oficial. A éste le sigue el jefe de auxiliares de vuelo, o sobrecargo, y los demás auxiliares de vuelo.

 

 

División del trabajo y controles mutuos

 

El comandante y el copiloto se ponen de acuerdo durante el briefing sobre quién realizará el vuelo. Esta división da como resultado un campo de tareas concretas para cada uno de ellos. El «Piloto que vuela» (pilot flying) dirigirá el vuelo y hará todos los preparativos directamente relacionados con el mismo. El «Piloto supervisor» (pilot monitoring) se encargará de todas las demás tareas .

 

Después de las comprobaciones técnicas en la cabina, los ordenadores de datos de vuelo se programarán con la guía de ruta. Paralelamente, se llevará a cabo el «Outside Check» (inspección visual técnica del avión desde el exterior).

El despegue y la ruta de salida asignada se discutirán en detalle antes de cada vuelo. Aquí se trata especialmente del cálculo del rendimiento de despegue, que es diferente cada día debido a los distintos pesos de las aeronaves y a las condiciones meteorológicas, de la ruta de salida normal pero también de la ruta de salida a seguir en caso de que falle un motor durante el despegue.

En el vuelo, la división entre el “pilot flying” y el “pilot monitoring” es más claramente visible: el pilot flying se ocupa exclusivamente del vuelo de la aeronave, ya sea de forma manual o mediante el piloto automático y supervisando la ejecución. El pilot monitoring hace el resto: Siguiendo las instrucciones del pilot flying, retrae o extiende los alerones de aterrizaje, acciona el tren de aterrizaje, calcula escenarios alternativos para la altitud o la ruta con el ordenador de datos de vuelo, mantiene el contacto por radio con las estaciones de tierra, guarda los registros escritos y supervisa los sistemas y al pilot flying.

 

Visto desde el exterior, el pilot monitoring suele ser el más ocupado de los dos, ya que el pilot fliying suele vigilar tranquilamente la trayectoria de vuelo. En caso de que ocurra algo imprevisto, como un fallo de motor, el pilot flying debe poder intervenir en cualquier momento y tomar el control de la aeronave.

 

Para este y otros escenarios, el pilot flying prepara modelos que se actualizan continuamente durante el vuelo junto con el pilot monitoring. No queda mucho tiempo para leer el periódico – y eso va para los dos pilotos del equipo de la cabina.

ÚLTIMAS NOTICIAS Y NOVEDADES
CONSULTA NUESTRO BLOG
Más noticias
ÚLTIMOS VIDEOS
VISÍTANOS EN YOUTUBE
NUESTROS COLABORADORES
  • Ryanair