"Excelencia en la calidad de la educación" por EASA | SIEPA | Plataforma Cursos Online

El Cessna 172 Skyhawk: el avión favorito del mundo desde 1956

El Cessna 172 Skyhawk: el avión favorito del mundo desde 1956Abril 10, 2017

En 1956, la empresa americana de aviación Cessna lanzó el avión ligero de entrenamiento 172 y más de seis décadas después todavía se sigue fabricando. Precisamente el avión que se usa en el entrenamiento inicial de Panamedia Escuela de Pilotos. ¿A qué se debe su popularidad?

Este avión es un monoplano de ala alta, lo que quiere decir que las alas se sitúan por encima de la cabina. Algo que resulta especialmente útil para los estudiantes de aviación, pues disfrutan de una mejor visión del terreno y les facilita el aterrizaje. Cuenta con capacidad para cuatro personas y peso alrededor de 800 kg sin combustible y sin pasajeros. Posee un único motor que alcanza una velocidad máxima de 140 mph (226 km/h). Y, aunque podría llegar hasta los 185 mph (297 km/h), no está recomendado por la marca.

Por ejemplo, un Cessna 172P de 1981, con un tanque de 62 galones a plena capacidad, volando al 75% de potencia y a 8000 pies de altitud podría cubrir una distancia de 755 millas naúticas, 1.398 km, lo que equivale a un viaje desde Nueva York a Madison o desde Berlín hasta Belfast. Y si hay un diseño que puede presumir de ser el avión favorito del mundo, ese es sin duda el Cessna 172. Es cierto que desde 1956 ha experimentado algunos ajustes y mejoras, pero en esencia es muy parecido al que se fabricó por primera vez. Se basó en el diseño del modelo anterior, el 170, y fue uno de varios prototipos que surgieron del auge de los aviones livianos en los años posteriores a la II Guerra Mundial. Muchas de las compañías que se habían dedicado a la fabricación de aviones militares durante el conflicto bélico pasaron a fabricar aviones civiles

Desde sus comienzos, el Cessna 172 se convirtió en un básico de los entrenamientos de vuelo en las escuelas de aviación de todo el globo. Miles de pilotos realizaron sus primeros vuelos con él. Más que en cualquier otro avión. Y es que se trata de un avión con un diseño pensado para ofrecer una gran facilidad de manejo y para llevar acabo aterrizajes sin mucha dificultad. Puede realizar desde seis a diez aterrizajes en una hora, hora tras hora.

Cessna Panamedia Escuela de pilotos

Es cierto que los aviones livianos no se actualizan con tanta frecuencia como ocurre con los coches, pero seis décadas es un tiempo considerable como para estar fabricando un avión que, en esencia, no hay tenido grandes cambios. La única vez en la que se ha parado su producción fue a finales de la década de los 80, cuando la legislación de Estados Unidos restringió la fabricación de los aviones livianos. El motor del Cessna es tan confiable como los motores de avión actuales, por lo que no ha cambiado en 60 años. Y, en términos de pruebas y confianza, no se ha podido conseguir nada mucho mejor. De hecho, muchos consideran que hacer un trayecto largo con este avión es como viajar en British Airways. Con lo cual, todo apunta a que seguirá siendo el avión preferido por las escuelas de aviación, como Panamedia Escuela de Pilotos, durante mucho tiempo, por lo que continuarán fabricándose.

Pero además de su facilidad de manejo y del diseño, la robustez ha sido un factor clave en la longevidad de este avión. Con la construcción del Cessna 172 se realizó un trabajo excepcional. Buscaban satisfacer las necesidades de entrenamiento de los estudiantes de aviación y terminarían proporcionando una aeronave que superaría todas las expectativas.

Su facilidad de uso y su confiabilidad ha llevado a este avión a realizar vuelos notables. Por ejemplo, en 1958 batió el récord del vuelo más largo sin aterrizaje. El récord anterior, conseguido en 1949, lo tenía un avión muy similar al Cessna, que se mantuvo en el aire durante 46 días. En esta nueva prueba, los pilotos tenían que mantenerse en el aire 7 semanas sin aterrizar ni una vez. Se realizaron ciertas modificaciones y se desmontaron los asientos traseros para que hubiera espacio para un colchón. Mientras un piloto volaba el avión, el otro dormía. Pero además, hubo que instalar un pequeño lavabo para que pudieran asearse.

El mayor reto fue reabastecer el agua con agua, comida y combustible. El Cessna debía volar muy cerca del suelo y ponerse a la misma velocidad que el coche que llevaba las provisiones y tomar al agua y los alimentos con un cubo que se subía hasta la cabina. Y, dos veces al día un camión cisterna suministraba combustible al avión. Todo ello en el desierto de Nevada, fuera de los límites de la ciudad. Una vez habían batido el récord, decidieron permanecer dos semanas más para que la hazaña fuera imposible de vencer por otros: 64 días, 22 horas y 19 minutos.

ÚLTIMAS NOTICIAS Y NOVEDADES
CONSULTA NUESTRO BLOG
Más noticias
ÚLTIMOS VIDEOS
VISÍTANOS EN YOUTUBE
NUESTROS COLABORADORES
  • Ryanair